El Laboratorio de Biología Molecular de Bolívar que fue inaugurado por iniciativa del intendente Marcos Pisano, en un momento clave de la pandemia, cumple un año desde su puesta en marcha. Desde su implementación se convirtió en una herramienta fundamental en la lucha contra el coronavirus, que ya ha procesado 36.708 muestras PCR COVID-19. 

Diseñado bajo estrictas normas de bioseguridad el LABBO se sumó en agosto del 2020 a la Red de Laboratorios de la Provincia de Buenos Aires, siendo uno de los 45 los laboratorios que cuentan con la posibilidad de diagnóstico rápido, permitiendo mejorar la capacidad de análisis y acelerar los tiempos de procesamiento de las muestras.

Concretado a través de una inversión municipal y con el acompañamiento de los gobiernos provincial y nacional; tiene como principal objetivo brindar un servicio de diagnóstico molecular, a la comunidad médica local y a 22 localidades vecinas. El equipo del laboratorio que dirige la secretaria de Salud María Estela Jofré, esta integrado por la especialista en Biología Molecular, Rocío Larreche, la bióloga Marina Tiseira y la técnica en laboratorio María Laura Caviglia.

El proyecto llegó en un momento clave de la pandemia, mientras los casos aumentaban el LABBO agilizaba los resultados de los exámenes y se podía avanzar rápidamente en la huella epidemiológica de cada paciente positivo para evitar la propagación del virus, ya que procesa aproximadamente 200 muestras diarias. 

El LABBO que en los próximos meses contará con un edificio propio, funciona actualmente en las instalaciones del Centro Regional Universitario, y cuenta con equipamiento de última tecnología para la detección cualitativa de ARN específico de Sars CoV2, agentes de la infección Covid-19, basada en la técnica de PCR en tiempo real.

Entre la tecnología que tiene el LABBO se destaca el King Fisher Flex, el único robot semi automatizado que existe en la provincia y que permite reducir la eficacia en la extracción y el aislamiento del material genético de cualquier célula; esta herramienta optimiza el tiempo ya que analiza 96 muestras en 25 minutos, lo que de forma manual tardaría 4hs.

Además, en el Laboratorio se garantiza el trabajo seguro de los operadores y técnicos ya que cuenta con 2 cabinas de alta bioseguridad, claves para la etapa inicial de fraccionamiento de muestras y extracción del genoma e inactivación del virus. Es decir, actualmente se utiliza para el material genético de SarcoV 2 pero post pandemia se puede utilizar para extraer el material genético de cualquier ser vivo.

Asimismo, para la puesta en funcionamiento del LABBO se adquirió un Termociclador de última generación de PCR en tiempo real que permite la detección del virus y además lo genotípifica para detectar mutaciones; y un Ultrafreezer que llega a una temperatura de – 80°c, imprescindible para trabajar con reactivos y muestras que requieren de esa temperatura para mantenerse estables. El desafío del intendente Marcos Pisano post pandemia es que el equipo del LABBO busque ampliar el diagnóstico molecular en el área de salud preventiva en oncología y enfermedades infecciosas, como así también insertarse en otras áreas significativas en la región como la investigación, la industria y la producción.