Según publicó el sitio voleyplus.com, en las últimas horas se profundizó la crisis del proyecto de Taubate Volei en Brasil y en el entorno Bolívar comenzaron a sonar los teléfonos para un posible retorno de Javier Weber a la entidad que fundó Marcelo Tinelli.

La salida de Bolívar de la Liga de Voleibol Argentina fue una muerte anunciada. La decisión de bajar al equipo tenía mucho de las emociones de Tinelli. Pero ahora que Weber podría tener la carta de libertad se abre una luz de esperanza para que su corazón comience a latir otra vez.

Las deudas salariales de Taubate con las estrellas mundiales que lo llevaron al alzar la Superliga, de la mano del DT argentino, superan los 5 millones de Reales (poco menos de 1 millón de dólares) y el municipio local quitó todo su apoyo. La franquicia está en ruinas.

El contexto de pandemia sanitaria, que no ayuda en Brasil y que profundizó también la crisis económica en Argentina, podría ser increíblemente un punto a favor para la vuelta de Weber: sin descuidar el trabajo la prioridad es la familia.

En esa familia que Weber busca cuidar y mantener enriquecida desde lo sanitario y afectivo, siempre hay un lugar para el Club Ciudad de Bolívar. El club que levantó Tinelli siempre resurge cuando Weber hilvana sus esfuerzos junto al de Sebastián García y Rodrigo Martínez Granados, quienes viven en la ciudad y se mueven todos los días por el club. Incluso el cuerpo técnico completo vive en San Carlos de Bolívar; incluido el estadístico Genaro López, quien decidió radicarse aquí los últimos años.

El retorno no es fácil. La Asociación de Clubes Liga Argentina de Voleibol, es decir, los siete clubes con plaza confirmada, deberían debatir la invitación, ponerse de acuerdo y autorizar a que alguien levante el teléfono y ejecute esa apertura de puertas que reglamentariamente no tiene impedimentos. Sí, el Estatuto permite que cualquiera entre y salga.

Al mismo tiempo, hace falta que se ponga en marcha el marcapasos de Tinelli para que se convenza de que Bolívar tiene que estar. La realidad es que con un torneo corto y las figuras en Europa, los presupuestos son ínfimos en comparación con los anteriores ciclos de Weber.

Suponiendo que ACLAV hace su parte y derriba la primera puerta y suponiendo que alguien enciende la mecha en Tinelli, haría falta un cónclave con Weber. El vínculo de afecto entre ambos es tan grande que la velada puede ser suficiente con un llamado telefónico o precisar una extensa caminata por la arena de Necochea, la mejor playa Argentina. Y la más extensa…