Hace más de 3 años, el diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca, junto a familiares de víctimas e investigadores del CONICET, presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de ley denominado “Dulces Sueños” (a propósito del nombre que reciben las muertes producidas por intoxicación de monóxido de carbono, que resulta imperceptible), con el fin de prevenir las muertes e intoxicaciones por este gas. Al respecto el legislador puntualizó estamos hablando de intoxicaciones prevenibles y evitables, en nuestro país se calculan más de 250 muertes y 2000 intoxicaciones por año”.

El proyecto de Ley “Dulces Sueños” prevé que los artefactos a gas cuenten con un sensor electrónico de CO del tamaño de un chip, que ya se encuentra diseñado y patentado por los científicos de INTEMA-Conicet, cuya señal es procesada por un circuito que cuando detecta concentración de CO produce una interrupción y corta el paso de gas. Este dispositivo se instala fácilmente en equipos de combustión a gas domiciliarios e industriales. Además establece la obligatoriedad tanto en la fabricación de artefactos a gas para uso doméstico, como para la readecuación de los existentes y de contar con una llave disyuntora de corte por presencia de monóxido de carbono y gas natural o envasado. 

“Como médico no me voy a cansar nunca de insistir sobre este tema, el proyecto Dulces Sueños debe ser ley para terminar, de una vez por todas, con tantas muertes por intoxicaciones que se pueden evitar con un simple chip. Por eso pedimos a toda la política que ponga adelante los temas que realmente importan, y se sumen a este proyecto que tiene como finalidad cuidar y salvar la vida de miles de argentinos finalizó el médico Eduardo Bali Bucca.