La secretaria de Hacienda de la Municipalidad, Gisela Romera, brindó detalles sobre la decisión de retrotraer el aumento de las tasas de servicios sanitarios, teniendo en cuenta la situación de emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19.

En la Ordenanza Impositiva 2020 aprobada por el Honorable Consejo Deliberante, el máximo de consumo de agua mensual permitido quedó fijado en 15m3, 5 menos que en el 2019. La misma fue sancionada previa a la situación sanitaria que aqueja al mundo, por lo que no se contemplaron las medidas dispuestas por la pandemia.

Atendiendo a las consultas y demandas de los vecinos, la gestión municipal a través de un decreto, retrotraerá el cálculo del excedente de agua, teniendo en cuenta que por la pandemia muchas familias están más en sus hogares, por lo que el consumo aumentó.

Romera aclaró que quienes ya abonaron la tasa municipal podrán ver la diferencia en la próxima factura a su favor, y se realizará la liquidación correspondiente a quienes no pagaron aún, cuando se acerquen a abonar.

“Esta medida se suma a otras decisiones del intendente en el marco de la emergencia sanitaria”, remarcó Romera y agregó: “está normalizado el sistema de cajas de 8.30 a 14hs, en el Palacio Municipal que ya trabaja a puertas abiertas, con las medidas sanitarias correspondientes”.