Seleccionar página

“No hay negociación posible, si las condiciones afectan las posibilidades de la reconstrucción
del país”

En la sesión ordinaria que tendrá lugar el próximo lunes 18 en el Concejo Deliberante, el
bloque del Frente de Todos fundamentará su proyecto de Resolución apoyando las medidas
adoptadas por los gobiernos Nacional y Provincial con relación a las negociaciones para la
reestructuración de la deuda externa.
El proyecto señala entre otros fundamentos, que “la Argentina manifestó claramente que no
quiere dejar de pagar sus deudas” y “que las reestructuraciones de la deuda soberana deben
realizarse de manera oportuna y eficiente y crear una situación de endeudamiento estable en
el Estado deudor, preservando desde el inicio los derechos de los acreedores y a la vez
promoviendo el crecimiento económico sostenido e inclusivo y el desarrollo sostenible,
minimizando los costos económicos y sociales, garantizando la estabilidad del sistema
financiero internacional y respetando los derechos humanos”.
Por otro lado, indican los concejales del FdT, “el Gobierno pidió a los tenedores de bonos un
período de gracia de tres años y un fuerte recorte a las tasas de interés, pero aseguró que está
abierto a contraofertas siempre que restablezcan la sostenibilidad de la deuda”.
Sin embargo, “los acreedores calificaron el acuerdo como «inaceptable», pero no propusieron
alternativa alguna y agrega que “es de interés para todos y todas, que la República Argentina
avance hacia la sostenibilidad de la deuda y el proceso de reestructuración de la misma con
acreedores externos”, sostienen.
Las y los concejales del Frente de Todos Bolívar señalan también que “el presidente Alberto
Fernández aseguró que la negociación con los acreedores fue llevada adelante con buena fe y
que pese a la pandemia del coronavirus Argentina «no aprovechó esa coyuntura mundial para
dilatar la solución al problema».
Al tiempo que remarcan: “…fueron los gobiernos peronistas de Néstor Kirchner primero, que
comienza a partir del 2005 una política de desendeudamiento, continuada en 2010 por Cristina
Fernández de Kirchner, quien crea el Fondo de Desendeudamiento que permite que parte de
la deuda se pague con reservas del Banco Central sin necesidad de limitar los objetivos
económicos y sociales en beneficio del pueblo argentino”.
Otro de los argumentos a favor de la negociación de la deuda que llevan adelante los
gobiernos nacional y provincial, es que “no hay negociación posible si las condiciones afectan
las posibilidades de la reconstrucción del país, su reindustrialización e independencia
económica”.
En 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri, la Argentina recibió el préstamo más elevado
de la historia del Fondo Monetario Internacional, 56.000 millones de dólares. En el marco de la

negociación, el ministro Guzmán presentó la oferta a bonistas, con una quita de capital de
apenas 5,4% del stock y la propuesta implica un total de USD37.900 millones.
Por eso, sostienen desde el FdT, “la oferta realizada tiene un nivel casi nulo de quita de capital
y la mejora está enfocada en el período de gracia de tres años, un lapso que le daría un respiro
a la economía para reponerse de la crisis, y una baja en la tasa de interés acorde a otros
mercados”.