Seleccionar página

«Ha habido novedades en los últimos días, aparentemente el federal amateur va a volver a competir a mediados de septiembre, esto nos va a encontrar a nosotros en una posición de privilegio porque la mayoría de los equipos no van a tener competencia hasta el próximo año.

Por lo pronto el club quiere seguir compitiendo, participando, ir por el objetivo y si bien teníamos una planificación para el equipo estamos reestructurando la planificación, viendo como y de qué manera o cuál es la mejor manera para para poder llegar.

Si todo va bien y si esta pandemia se logra estabilizar hay posibilidades que mediados de agosto podamos volver a entrenar para para competir en septiembre, así que estamos organizándonos y expectantes a ver que va sucediendo obviamente con el día a día.

En cuanto a la comunicación que mantenemos con el plantel hemos sido muy claro desde el comienzo, sabiendo que esta problemática iba a llevar un tiempo no sabemos aún cuánto, pero pensando en el largo tiempo intentamos en una primera etapa nada que cada uno se cuidara tomando los recaudos necesarios en conjunto con la familia.

Como objetivo principal en la primera parte tomar conciencia y a su vez le agregamos algunas actividades físicas comandada por el profe que fuimos realizando en conjunto a veces individualmente. Realizamos algunas charlas para mantener el grupo, de ese modo estamos adaptando la planificación a la fecha probable o posible que se vuelva a la competencia.

A modo de análisis de todo lo vivido hasta el último partido como hasta el último día de entrenamiento creo que el saldo es positivo por donde se lo mire, nosotros realmente fuimos seducidos por un proyecto ambicioso con pretensiones de competir.

Los objetivos son importantes, tenemos la tarea o el trabajo de armar un plantel para cumplir los objetivo y realmente no es sencillo, a veces si bien los presupuestos ayudan y son importantes, la mayoría de las veces estoy seguro que sí, pero no siempre. Hay que pensar un montón de cuestiones, más que nada el armado de los grupos, la calidad de personas y qué hay detrás de cada jugador porque estos torneos son duros, difíciles. Cada uno tiene que apuntar a gente que se enfoque de una determinada manera para cumplir objetivos y que tenga en la mente ideas y objetivos importantes en el proyecto que se va a embarcar. Fuimos detrás de eso todos los días, por ahí al tener algo de experiencia en la zona y en este tipo de torneos tuve la posibilidad de elegir jugadores que me han acompañado en los últimos años y otros que por ahí hemos enfrentado y me han dejado buenas sensaciones, después averiguando referencias personales y todo ese tipo de cuestiones que van haciendo a los jugadores.

Parte de la gente que ayudó en el armado son Guillermo Panaro, Sebastian Alzueta y Antonio Piergüidi, realmente nos fuimos conociendo mucho en el día a día, realmente fue todo muy rápido, muy fugaz. Hablamos, tenemos una relación muy buena como si nos conociéramos de mucho tiempo antes y eso para mí fue lo más importante porque realmente yo me sentí cómodo desde el primer día que llegué a Bolívar y la gente que estaba alrededor mío note desde el primer día que quería ayudarme y colaborar. Fuimos en el día a día trabajando, tratando de armar lo que en definitiva después se mostraba en la cancha los domingos. Creo que armamos un equipo que tenía una idea de juego, que podía manejar los tiempos, tenemos jugadores de jerarquía, aquí que se adaptan a los momentos y pueden rodearse o incorporar a los jugadores que por ahí son más personales, son más de la zona y hacerlos sentir importantes y potenciarlos. También creo que la mejor muestra de que el saldo es positivo es la gente que se convocaba los domingo para para ver los partidos cuando jugábamos de local, realmente daba gusto ver el estadio a pleno y andando en la calle las sensaciones de la gente entusiasmada con lo que el equipo demostraba dentro del campo y eso es la mayor alegría que uno puede tener, lo que estamos haciendo en el día a día, lo que el grupo intentaba, que le gustara al espectador, así que es una pena que se haya cortado.

Ahora tenemos la ilusión de volver y si dios quiere hacer que podamos volver cuanto antes al nivel que teníamos, a seguir mejorándolo todos los días, como lo hicimos desde que llegamos el 18 de noviembre. Obviamente que el proyecto es ambicioso, estando Marcelo (Tinelli) detrás de todo esto no hay demasiado que decir, sabemos de la ambición de ganador que tiene él y nosotros tratamos de representarlos de la mejor manera. Los objetivos a corto plazo son de tratar volver todos a últimas condiciones y nos dieron un tiempo prudencial para poder afinar, ponernos a tono para empezar a competir eso sería lo principal, que podamos subsistir estos tres meses y medio, casi cuatro, antes del regreso de la mejor manera. Después a largo plazo uno sueña siempre con cosas importantes, siempre por lo máximo, pero sabemos que es un torneo difícil que seguramente se va a reestructurar, no sabemos de qué manera se va a volver a competir. Nosotros nos prepararemos para dar lo mejor en cada partido, sabiendo que si podemos mantenernos con el nivel que teníamos antes de la pandemia vamos a contar con buenas posibilidades de llegar lo más alto posible, así que siempre soñamos con lo máximo.

Desde mi lugar soy un agradecido por la posibilidad de trabajo en un proyecto de esta magnitud, siempre trabajamos todos los días para estar a la altura, estamos ilusionados como todo el mundo y esperando que esto pase lo más pronto posible y que podamos todos volver a la vida normal».